Descripción

La primera vez que un niño se enfrenta con un papel y un lápiz, sencillamente juega a experimentar. Surgen así sus primeros garabatos. Con ellos comienza a dominar el trazo que le permitirá pintar, y escribir posteriormente. El placer de experimentar con distintos materiales e instrumentos pictóricos, determina la primera relación de unas líneas entrelazadas y la realidad que pueden llegar a representar. De esta manera, los garabatos se convierten en símbolos o dibujos, signos o letras. Hacer garabatos no solo es divertido, nos ayuda a entender el arte y mirar el mundo de otra manera.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Garabato”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *