Descripción

Un día la muerte se sintió sola y pensó que tal vez, si tenía un bonito huipil, podría hacer amigos. Lloraba su pena cuando se topó con una pequeña niña tzotzil que le enseñó a tejer, pero le trajo una lección aún más importante: que en este mundo no hay manera de estar solos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Un huipil para la Muerte”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *