Descripción

Me llamo Imarvaluk. En mi lengua, el inuktitut, esto quiere decir el canto de las olas. Amo mi nombre pero ya no amo al mar. Me cuido de él desde que un espíritu malvado lo hechizó. El mar se convirtió en un monstruo que lentamente devora nuestra isla: la isla de Sarichef. Es una isla pequeñita. Una mancha de tinta cerca del círculo polar, enre Rusia y Alaska. En unos días, nuestra casa será desplazada al centro de la isla. ¿Qué pasará cuando la creatura maléfica la haya devorado completamente? ¿A dónde iremos?

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Mi isla herida”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *