Descripción

No todas las abuelitas resultan tan simpáticas y cariñosas como la de María. Hay algunas que gruñen como ogros, otras que no dicen ni «pío». La de María, además de ser alegre, tiene ruedas sin ser bicicleta ni patín.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Mi abuela tiene ruedas”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *