Descripción

A Mari se le han perdido las palabras, por más esfuerzos que hace, éstas no quieren salir. «Le comieron la lengua los ratones», dicen sus hermanos, pero ella sabe que las palabras siguen ahí, sólo están bien escondidas. Cuando 
llegan las vacaciones, Mari viaja y conoce
 nuevos lugares y gente, y entonces las 
palabras aparecen poco a poco, 
como si recobraran la fuerza
 y le dieran a Mari el valor
 y la seguridad
 perdidas. Una historia que conmueve y fascina a todos los lectores, pero sobre todo a los más calladitos…

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Le comieron la lengua los ratones”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *