Descripción

Nuestros parientes huicholes dicen que los muertos se convierten en moscas; pero cuando mi abuelo murió, no encontré ninguna que zumbara las canciones que a él le gustaba tocar en la chirimía. Este día lo vistieron como si se fuera de viaje. Así dice la tradición. Y junto a él pusieron unas cuantas tortillas, unas monedas y un bule con agua, por si le hacían falta en el camino. Pero olvidaron poner su chirimía en la mortaja. Por la noche llegaron los zopilotes.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El zopilote y la chirimía”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *