Descripción

El oso Orlando se fue caminando en busca del mundo, y volvió cantando. En el camino, arte en mano, nos lo fue contando… Los días de la semana, los puntos cardinales y las estaciones para armar el orden poético de nuestras horas, son algunos de l0s cantos que aquí nos dejó de regalo.

Angélica de Icaza prestó sus palabras para que Orlando nos cuente cómo es el mundo de su poético corazón y Ariel Cirianni nos regaló formas y colores para que pudiéramos saber cómo ve él los casos y las cosas de este mundo,.

Una joyita, una obra de arte, que además propone senderos a compartir para quien quiera leer y contar con otros.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El oso Orlando.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *