Descripción

Al mismo tiempo que intenta vencer el miedo de llamar a Marina,  Sebastián prueba captar con la radio de onda corta que le regaló su abuelo, las señales de Laika, la perrita lanzada por los rusos en el Sputnik 2. Desde la tarde en que Marina irrumpió en la fiesta de Iker con su vestido y lápiz labial rojos, Sebastián no ha vuelto a verla. Su banca vacía lo ha inquietado durante una semana, hasta ese lunes en que el director solucionó el misterio. A partir de este momento, Sebastián buscará completar la imagen borrosa que tiene de ella.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Buenas noches, Laika.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.