Descripción

Todo empezó el día que Paula decidió decir que no. Decir que no era genial. Paula podía hacer lo que quisiera… Pero entonces sucedió…, sucedió que su casa se convirtió en una AUTÉNTICA selva con árboles, lianas, vegetación frondosa… y todos los animales campando a sus anchas.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Esto no es una selva.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *