Descripción

Los crayones que Duncan ha perdido, olvidado en algún lugar durante las vacaciones, abandonado en el patio al calor del sol, tirado en el piso al alcance de su perro o que ha dejado en su bolsillo y han llegado a la lavadora, le escriben cartas para exigirle que los rescate de los apuros en los que se encuentran. Duncan se pone triste por haberlos abandonado y de inmediato pone manos a la obra para recuperarlos a todos y compensar el tiempo perdido

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El día que los crayones regresaron a casa”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *