Descripción

Sin duda, alguien que pase por aquí creerá que mi rosa se parece a ustedes. Pero ella sola es más importante que todas ustedes, porque es la rosa a quien he regado y cuidado. Ella es la rosa a quien escuché protestar, elogiarse e incluso, algunas veces, callarse. Ella es mi rosa. El Principito.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El amor: no se ve bien sino con el corazón”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *