Descripción

Luci narra los diversos intentos que hizo para dejar de chuparse el dedo. Sus hermanos se burlaban de ella, su mamá se enojaba y hacía mil cosas para detenerla, su nana le rogaba que ya no lo hiciera, pero no podía parar; el dedo iba a su boca sin que pudiera evitarlo y eso la llenaba de frustración. Muchos lectores verán aquí su reflejo y , en el mejor de los casos, también encontrarán una solución.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Dientes de conejo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *