Descripción

En México el panorama no es alentador. Parecería que autoridades y criminales son dos caras de la misma moneda; el tipo de cambio: el miedo. El médico, protagonista de esta historia, nos recuerda que hay otras opciones además de callar o huir y que se puede y se debe luchar en contra de la injusticia y el abuso ¿Qué debe hacerse con los días de rabia? Tal vez una opción sea contar su historia.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Días de rabia”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *