Descripción

Convaleciente de la epidemia de 1967, mi familia me envió para recuperarme a Congedo, el pueblo de mi abuela Maravillas. A poco de llegar, descubrí que una extraña maldición estaba matando el valle y que la culpa parecía ser del señor Emilka, el tipo más misterioso y siniestro que podáis imaginar. Eso sí, tenía un coche muy bonito y le encantaban las películas de Tarzán.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cómo robé la manzana más grande del mundo.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.